Escamas

Alguien me contó hace mucho tiempo, que se cuenta que en las noches de luna nueva, una rosa negra con pétalos duros y con forma de escamas de dragón mira hacia aquí. Hacia algún lugar de la Tierra. Que no es una rosa cualquiera, que se alimenta del frío y de la soledad.

Ese mismo alguien me dijo que solo una vez la vio, en un día de lágrimas por dentro, de dolor en el pecho, y que notó su mirada en la nuca. Que vio el reflejo por un segundo de uno de sus pétalos mientras caía al suelo.

Quizás esté deshojándose, quizás esté muriendo, o quizás no. Quién sabe.

Anuncios

Amago de labios

20161106_134820

Cuando la sonrisa se consume entre millones de recuerdos, y tú no estás, no me pidas que borre éstas lágrimas de despedida, provocadas por tus miradas lejanas. Y ya sólo me queda decirte adiós con un amago de labios, pues ya no tengo voz…

Las lágrimas del desamor son demasiado hermosas y tristes

—Nadie se merece tus lágrimas, no merece la pena que estés así por nadie —Ya lo sabía, y por más que quisiera y por más que se lo dijeran, era imposible sentirse a veces impotente, a veces vacía, a veces débil como ninguna. Se restregó los ojos por un momento, alzó un tanto la mano hacia el cielo, como intentado agarrar los pequeños hilos de luz que desprendía el sol, y se sintió por un momento desintegrarse, comenzando por la punta de su corazón roto, sintiendo la descomposición por cada una de las partes de su cuerpo, hasta llegar finalmente a la punta de sus dedos, y la nariz. Y por un momento, sintió que volaba hacia más allá de aquel cielo azul demasiado despejado.

Se sintió, aquel día, un poco mejor.