De flores y mostachos

La noche era apacible, y una brisa ligera corría a través de las briznas de césped verde mojado por el rocío. Los grillos cantaban a lo lejos, mientras el silencio de la noche se deslizaba como un manto espeso queriendo cubrirlo todo.

Él suspiró de verdadero placer, estiró sus brazos hacia el cielo mientras una sonrisa le iluminaba las mejillas, cerró los ojos por un momento y finalmente, se alisó la falda de color beige con estampado de flores para sentarse en aquella alfombra natural. Otra pequeña brisa acarició su nuca, reconfortándole. La falda creaba en la hierba un pequeño círculo floreado, como si de un pequeño jardín se tratara.

Ella, ya sentada junto a él, por un momento dejó de observar el perfil de sus labios carnosos para fijarse en aquella luna llena que los iluminaba. Instintivamente, se llevó su mano derecha hacia su bigote anaranjado, como siempre hacía cuando se sumergía en sus pensamientos. Acarició la punta de éste, y se amansó la parte encrespada. Finalmente, se tumbó en el suelo, junto a él.

Sus miradas se entrelazaron, ella se reflejó en sus ojos verdes intenso. Él se sumergió en aquel marrón oscuro que tanto le magnetizaba. Quizás alguna estrella fugaz pasó por el cielo en ese momento, mas sus miradas estaban demasiado ocupadas, haciendo el amor.

Anuncios

Los semáforos en rojo

¿Alguien sabe cuánto tarda un semáforo en volver a ponerse en verde? ¿Alguien puede decirme cuánto tiempo de mi vida pasé esperando la luz verde de ese semáforo?

Era un día cualquiera, de esos en los que ni siquiera llevaba el mp3 puesto sonando música al azar, puesto que ni siquiera lo necesitaba, ese día estaba yo y mis pensamientos únicamente. Repasaba la lista de la compra mentalmente, las calles estaban abarrotadas de gente, gente que pasaba de largo sin siquiera darse cuenta de mi existencia. Calles llenas de tiendas, aparentando la riqueza de la ciudad, y como contraste, gente postrada en las paredes de aquellas tiendas demasiado pobres para entrar en ellas.

Sigue leyendo “Los semáforos en rojo”