Literatura feminista

Siempre que me enfrento a la pantalla en blanco, nunca sé cómo comenzar la entrada de mi blog. Y ésta entrada, de hecho, me ha venido a la mente sobre todo por las últimas consultas que me habéis realizado. Entradas de libros como el de Una habitación propia, de Virginia Woolf, o Feliçment, jo sóc una dona de Maria Aurèlia Capmany han sido recurrentes. Mientras me preparaba un zumo de naranja mañanero, me limpiaba las legañas, y daba un largo bostezo, me he dicho:  ¿Y por qué no preparar una entrada de lecturas feministas?

girl-498016_1920

Y es que últimamente el feminismo está siendo cada vez más visible, está más y más presente en el día a día, tanto de manera positiva como negativa. Y es que, cada vez más y con casos como los de La Manada, se hace más presente la necesidad de feminismo. Y por supuesto, el feminismo entendido como el movimiento social que reivindica los derechos y capacidades de la mujer, ya que en muchas situaciones no solo se han invisibilizado sino que han pasado a ser parte del hombre, apropiándose de éstas.

Llevaba tiempo haciéndome una lista de futuras lecturas feministas, y aunque aún no he leído dichos libros (espero poder hablaros de ellos próximamente), os dejo aquí la lista de libros feministas que he ido acumulando sobre todo en el último año, y que los cuales me han parecido súmamente interesantes:

Sigue leyendo “Literatura feminista”

Anuncios

Tres enanos y pico – Ángel Sanchidrián

Lo cierto es que, nunca había tratado con un humor tan… ¿Humorístico? Valga la redundancia. Y es que, éste libro ha sido toda una grata sorpresa para mí. Los libros de humor, por lo general, siempre me habían arrancado un ligero esbozo de sonrisa en la cara, y nada más. No me reía con Manolito Gafotas, por ejemplo, no a carcajada limpia, como con éste libro. Ir por el metro, y soltar, sin querer, una carcajada para después morirte de vergüenza por las miradas ajenas, ha sido mi historia con él. Pero antes de seguir, os dejo con los datos de dicha obra:

34621234

Título original: Tres enanos y pico
Autor: Ángel Sanchidrián
Idioma: Castellano
Año: 2017
Género: Fantasía, humor
Nº de páginas: 480
Editorial: Planeta
Nota: ♥♥♥♥♡

 

 

idvj8e9

Wifo Medroso es un joven estudiante, cobarde y enclenque, que realizará sus prácticas de Enanología en la ciudad de Villa Trifulcas. Hasta aquí podría parecer una historia anodina y sin ningún interés. ¿Pero habría sido escrita si lo fuera? 
Mientras el becario estudia las costumbres de los enanos, el mundo se encamina hacia el desastre. 
Elfos racistas y xenófobos, una banda criminal dirigida por un niño de ocho años, enanas homicidas, políticos corruptos, trolls, orcos, guerreros errantes, ogros y magos, bosques encantados, reinas, asesinos, peleas, palizas, asedios y batallas, mentiras, secuestros, amenazas, un burro guardaespaldas y, aunque parezca increíble, mucho mucho más. 
¿Qué podrá hacer Wifo, en medio de este follón, para salvar su propia vida y la de los enanos? Sigue leyendo “Tres enanos y pico – Ángel Sanchidrián”

De flores y mostachos

La noche era apacible, y una brisa ligera corría a través de las briznas de césped verde mojado por el rocío. Los grillos cantaban a lo lejos, mientras el silencio de la noche se deslizaba como un manto espeso queriendo cubrirlo todo.

Él suspiró de verdadero placer, estiró sus brazos hacia el cielo mientras una sonrisa le iluminaba las mejillas, cerró los ojos por un momento y finalmente, se alisó la falda de color beige con estampado de flores para sentarse en aquella alfombra natural. Otra pequeña brisa acarició su nuca, reconfortándole. La falda creaba en la hierba un pequeño círculo floreado, como si de un pequeño jardín se tratara.

Ella, ya sentada junto a él, por un momento dejó de observar el perfil de sus labios carnosos para fijarse en aquella luna llena que los iluminaba. Instintivamente, se llevó su mano derecha hacia su bigote anaranjado, como siempre hacía cuando se sumergía en sus pensamientos. Acarició la punta de éste, y se amansó la parte encrespada. Finalmente, se tumbó en el suelo, junto a él.

Sus miradas se entrelazaron, ella se reflejó en sus ojos verdes intenso. Él se sumergió en aquel marrón oscuro que tanto le magnetizaba. Quizás alguna estrella fugaz pasó por el cielo en ese momento, mas sus miradas estaban demasiado ocupadas, haciendo el amor.

Uno siempre cambia el amor de su vida por otro amor o por otra vida – Amalia Andrade Arango

6f4b8794f2ef29df2d0739c6cf26046fTítulo original: Uno siempre cambia el amor de su vida por otro amor o por otra vida
Autora: Amalia Andrade Arango
Idioma: Castellano
Año: 2015
Género: Narrativa, no-ficcion, autoayuda
Nº de páginas: 189
Editorial: Espasa

Cuando todo se me vino encima, se me ocurrió preguntar en twitter sobre un libro que me pudiera ayudar a pasar el primer mal trago. Y bendita la hora en que me llegó ese comentario. Y agradezco millones de veces haberme encontrado con un libro así. Quizás muchos me diréis que no sois de libros de autoayuda, que el positivismo no es lo vuestro. Pero no es nada de ésto. Quizás es un soplo de aire fresco, unas sonrisas de sorpresa, una visita de última hora, un pensamiento que sobrevuela el cielo… Quizás es todo eso y más. Al menos, para mí lo fue.

idvj8e9

Un libro y un no-libro y una libreta y un ejercicio de completación y una lista de necesidades espirituales…

Este manual para sobrevivir a un corazón roto es una guía llena de amor, ternura, honestidad y verdadera sabiduría emocional para superar cualquier ruptura y, sobre todo, para asumir que está bien estar mal.

Frente a las exigencias del amor y de la felicidad, Amalia Andrade ha pensado en un libro que asume el fracaso emocional como algo que se repite muchas veces en la vida y que, por lo tanto, debe ser visto con normalidad.

La clave está en manejar la tristeza, parece decir este libro, que ofrece una hoja de ruta completa desde el llanto desconsolado hasta la recuperación. Sigue leyendo “Uno siempre cambia el amor de su vida por otro amor o por otra vida – Amalia Andrade Arango”

Libertades

Caminaba con paso lento por las calles abotargadas de personas. Se sentía pesada, hinchada, oprimida. Cuanto más rápido caminaba, más pesado se hacía su cuerpo. Las personas pasaban veloces por su lado, con sus prisas y sus preocupaciones mundanales, que solamente a ellos mismos les importaban.

Sentía el pecho tan oprimido que hasta la faringe estaba casi obstruida. Ya le quedaba poco, a la vuelta de la esquina estaba el portal de su casa. Sólo necesitaba aguantar un poco más, un poco más…

Aguantó la respiración, cogió las llaves, se dirigió corriendo hacia la puerta marrón, pasando por el paso de peatones a punto de ponerse el semáforo en rojo y esquivando a los guiris de turno. Metió el trozo de hierro por el agujero de la puerta vieja del portal y giró. Tras entrar, encender la luz y volver a empujar la puerta para cerrarla, la calma volvió a su cuerpo. Una pesada bola subió por todo el esófago hasta llegar a su garganta. Y allí, en su boca, como una bomba atómica,  explotó. Un sonido gutural apareció un segundo en el rellano de su piso y como un relámpago desapareció. Era, sin duda, un eructo.

Oda (o intento de) a las bragas de cuello alto

¡Oh, bragas de cuello alto! Vosotras que nos acompañáis en los fríos y duros días invernales. Y aunque quizás os hayan dejado de lado por aquella prenda insulsa, el tanga, ¡Nada tenéis que envidiarle!

Porque en el fondo, vosotras también sois sexys a vuestra manera, nos acunáis y nos protegéis de todo aquel frío que se cuela por la rendija entre pantalón y jersey. Nos estilizáis nuestra figura y sois disimuladas, ¡Ay, vosotras que os merecéis eso y más!

Vosotras, clásicas y elegantes, provocativas a vuestra manera, no os dejéis engañar por las moderneces actuales. Vosotras sois como la cura de todos los males referidos al crudo frío que no tiene piedad. Nos realzáis el culo, adiós rollitos en los flancos izquierdo y derecho, fuera molla que sobresale.

¿Y quién osa de despreciaros? Quien no conoce vuestra verdadera esencia es que nunca ha saboreado el fruto del placer de llevar un vestido de vuelo y sentirse cálida bajo sus ropajes. No ha catado esa sensación de llevar pantalones sin temor a que una pequeña brisa circule por tus riñones, o a que se vea parte de tus intimidades.

¡Nada de hilos sueltos que no te protegen de nada! ¡Nada de indecorosas bragas que apenas llevan tela de colorines! ¡Nada de molestas braguitas que se te metan entre las carnes!

Oh, bragas de cuello alto, vosotras que siempre me acompañáis. ¿Qué sería de mí sin vosotras y sin vuestra caricia matutina?