Esta vez soy yo

Sólo con el tiempo se aprende que los besos no son contratos de fiar y que las noches de pasión pueden llevarte a un engaño ciego.  Podría pasar la vida entera buscando los momentos que escribo y perdería el tiempo. El aire que oxigena mi mente romántica ahora está contaminado y me ataca sin piedad. Podría pasarme la vida mirando escenas de cariños apretados, espesos y voluptuosos. Pero entonces, sólo conseguiría perder mi tiempo. Podría pasarme la vida escribiendo frases  sin sentido de añoranzas…

Me estoy perdiendo en mi misma. Ahora lo que necesito es encontrarme. Basta de ir por senderos que sólo me llevan a sitios cada vez más perdidos en sí mismos.

El hombre de la luz de la calle

Removí el té con cierto pesar. La música sonaba lentamente en la cafetería, y el vapor de la infusión me llenaba las fosas nasales. El ambiente, a pesar de estar abarrotado de gente, era silencioso. Aquel lugar era ideal. Con sus ventanales, sus estanterías llenas de libros, y aquel olor a tarta recién hecha. Aquel lugar nació a raíz de alguien que amaba la lectura, estaba segura de ello. Di un pequeño sorbo a la bebida caliente que estaba dispuesta en mi mesa, y miré intrigada a mi compañera. Sonreí al verla tan ensimismada contemplando aquel sitio. Sin duda, la mejor cafetería de la ciudad.

—Creo… que me estabas hablando de tu abuela— Dijo ella mientras posaba de nuevo sus ojos marrón oscuro sobre mi. Yo suspiré, era cierto que mi abuela había muerto hacía ya mucho tiempo. Pero siempre le quedaron pequeñas partes de ella clavadas en su corazón. Y no quería olvidar. —Sí, es cierto… Tienes razón. Como te decía, mi abuela siempre me contaba ésta pequeña historia:

Sigue leyendo “El hombre de la luz de la calle”