Feliz 2018

Creo que ésta va a ser la entrada más personal y emotiva que vais a tener en el blog por mucho tiempo. Y es que me apetecía hacer algo así, ahora que ha entrado un nuevo año, ahora que he cambiado de capítulo en mi vida.

Pero, ¿Qué es un cambio de año sino solamente un día más, un giro más cada vez, algo que contamos nosotros mismos, un invento del hombre? Mi gata sigue ronroneando bajo sus mantas mientras mira la estufa, como si tuviera el poder de encenderla. El sol sigue apareciendo entre los edificios, allá por el horizonte. El colacao se disuelve casi como siempre. El móvil sigue vibrando, aún con mensajes de conocidos y desconocidos.

Si pudiera definir de alguna manera éste año, sería como una montaña rusa. Totalmente. Mi estabilidad emocional y física se han ido al carajo. Pero han conseguido una nueva versión de mí misma. Una versión con esencia. Con la misma esencia que había perdido hace mucho tiempo. He ganado amistades, he conocido nuevas personas, me he metido en nuevos proyectos, estoy cumpliendo retos, y se van juntando nuevos sueños que daba por perdidos.

Ni qué decir tiene que siempre habrá gente que venga y va. La vida a veces es como un tren. Tú sigues tu camino, habrá gente que se baje para más tarde volver a subir. Habrá gente que se baje y no los vuelvas a ver más. Habrá gente que estará un largo trayecto contigo. Habrá otra gente que se quede hasta el final. Hasta que tú bajes de ese tren.

No quiero llorar, pero lo cierto es que lo estoy haciendo ahora mismo. Y mientras me rompo, mientras creo una nueva catarsis emocional para dejar que salga ésta nueva Liz, os doy las gracias.

Gracias a Vanessa. Casi has sido una madre para mí. Me has demostrado que la amistad perdura por mucho tiempo, me has abrazado cuando me rompí completamente, siempre has estado ahí, y te he cogido muchísimo cariño, a ti, a tu familia, y a Víctor.

Gracias a Rep, por volver a aparecer entre bastidores y tenderme una mano. Tú siempre serás útil, y eres válida, seas quien quieras ser. Eres mi pepito grillo, y te estoy enternamente agradecida por ello. Ni te imaginas de los callejones sin salida que me has sacado…

Gracias a Carmen. Te he conocido éste año, y sin duda, ha sido el mejor año de mi vida. Verte en el celsius, hablar, deconstruirnos, construirnos, apoyarnos mutuamente, creo que es lo más bonito que puedes ver en una persona. Y casi que me podría atrever a decir que lo hemos hecho juntas.

Gracias a Cris. Creo que es la amistad más sincera que se puede tener en la vida. Tus locuras me sacan de mis rincones oscuros, y nuestras quedadas entre vino y sushi espero que sigan así por muchísimo tiempo. Aunque la mortadela siciliana está bien.

Por supuesto me dejo a muchísima gente en el tintero. Gente que ha aparecido como un gran BOOM en mi vida, gente que se ha bajado del tren, gente que ha vuelto a subir. Personas maravillosas, personas muy válidas. Y ojalá éste 2018 esté cargado de buenos momentos con ellas.

Que todos vuestros deseos se cumplan, y que 2018 esté cargado de sonrisas maravillosas, y dientes de león que vuelen.

Abrazos sinceros,

Liz

20171222_104800.jpg

Anuncios

Un comentario sobre “Feliz 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s