Instrumental: Memorias de música, medicación y locura – James Rhodes

9788416290437

Título original: Instrumental: A Memoir of Madness, Medication, and Music
Autor: James Rhodes
Traductor: Ismael Attrache
Idioma: Castellano
Año: 2015
Género: Biografías y memorias
Nº de páginas: 288
Editorial: Blackie Books

Conocí a ésta singular persona a través del programa Salvados del canal La Sexta. No conocía ni su música (me gustaba escuchar de vez en cuando música clásica y composiciones de piano, pero nunca había llegado demasiado lejos), ni su historia que a pesar de su corta edad, es toda una aventura; ni tampoco conocía ninguno de sus libros (lo cual me pareció gracioso, porque vi en el FNAC otro de sus libros, en concreto: Toca el piano, interpreta a Bach en seis semanas, y mi ex pareja incluso se burló de él diciendo que era imposible). Cuando comencé a leer las tres primeras páginas, ya me encantó. Y os explicaré el por qué, no sin antes dejaros la sinopsis del libro:

idvj8e9

La música fue su salvación. James Rhodes fue víctima de abusos durante su infancia y su vida ha estado marcada por esa tragedia. Escuchar a Rajmáninov en bucle durante su adolescencia y descubrir el Adagio de Bach en un ala psiquiátrica le ayudó a combatir sus demonios y a transformar su vida. James Rhodes es uno de los más eminentes concertistas de piano de la actualidad y un gran renovador de la música clásica. Ha protagonizado documentales para la BBC y Channel 4, escribe en The Guardian y ofrece recitales en todo el mundo. «Instrumental» son sus memorias, que vieron la luz en Reino Unido después de que el Tribunal Supremo levantara el veto que pesaba sobre la obra. Todo un tributo apasionado al poder terapéutico de la música y que aborda cuestiones fascinantes sobre cómo funciona la música clásica y sobre cómo y por qué puede cambiar nuestras vidas.

idvj8e9

Quizás llamarlo increíble es demasiado. Pero así es como me sentí yo leyendo las páginas de éste libro y devorándolo, prácticamente. A veces se me clavaba como un puñal en el pecho, otras veces me ponía el vello de punta, y otras tantas me mecía. Desde la primera página te rompe todos los estereotipos que puedas llegar a tener sobre una novela autobiográfica. Frases tales como: “La música clásica me la pone dura” se dejan ver por todo el libro, sin ningún tipo de miramientos. Y me encanta. Porque quizás estamos cansados de lo estrictamente correcto, de que todo esté demasiado cuadriculado, y James Rhodes, precisamente rompe con todo eso. No sólo en la literatura, sino también en la música. Manda a la mierda, literalmente, los chaqués, las formalidades, la música trajeada y que sólo se puedan permitir unos pocos. Es más, reivindica que la música clásica ha de ser accesible.

Pero en éste libro no sólo se habla de música, y por desgracia, lo que somos nos lo configura un pasado, unas circunstancias que nos han ido labrando poco a poco, y que nos han hecho mellas en nuestros filos. Y lejos de dramatizarse a sí mismo, James Rhodes nos explica sin tapujos la historia de su pasado. De hecho, él recalca que no sólo fue víctimas de abusos, fue violado. Una infancia marcada por dolor, sufrimiento, depresión, e infinidad de historias que ni de lejos llegamos a imaginar que pueda pasar una misma persona.

Pero, desde mi punto de vista, todos tenemos nuestra propia historia. Todos tenemos una historia que nos configura, que nos hace ser lo que somos, algunas historias son más duras, otras más crueles, otras más estancadas. Si algo he aprendido estudiando trabajo social e integración social, es que nuestra historia nunca es siempre ni del todo feliz. Y por eso recalco que éste libro, más que una autocompasión por uno mismo, es como quitarse esa espina que teníamos clavada en el corazón, y exponerla al mundo.

Y quizás el último capítulo es el que me dejó totalmente KO. No era mi mejor momento desde luego, y la poderosa verdad que allí escribió se me ha quedado grabada a fuego:

En primer lugar, te equivocas. Da igual respecto a qué; si sabes que tienes razón, si todos tus amigos te dicen que la tienes, te equivocas. […] Lo que más deteriora una relación es tratar de salir ganando. […] Sé generoso. Sé generoso todo el rato. Hasta que estés agotado, y luego sigue siéndolo un poco más. Cuando ella te esté sacando de quicio y te quieras tirar por la ventana, ve a prepararle un té, hazle un masaje, hazle un cunnilingus, cómprale un puto diamante. Es el más asombroso de los ejercicios. Hazlo durante un mes y ya verás la diferencia. Y que ni se te pase por la cabeza ponerlo en práctica esperando una recompensa o las gracias. Hazlo porque quieres a esa persona, porque es espectacular, porque la adoras y la deseas.

Y una parte de mí se quedó totalmente con él, y en cierta manera me ha ganado. Por no decir que todas las composiciones que se reflejan en el libro, y que iba escuchando conforme iba leyendo, se me han quedado un poquito enganchadas en el corazón. Quizás el precio es lo más me echa para atrás, en muchas librerías, de 16 euros no baja, por lo que tenerlo ahora mismo en físico para mí es imposible. Habrá que ahorrar y conformarse mientras tanto con el formato digital…

Pero, si tenéis la oportunidad, no dejéis de leer éste libro. Uno de los mejores que he leído éste 2017.

5 ♥ sobre 5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s