Herramientas para escritores: La inspiración (También llamada musa)

Durante mi estancia en un taller de escritura creativa, aprendí que cuando las musas no venían a ti, a veces es mejor ir a buscarlas. Y es que un escritor no siempre es una fuente que bulle eternamente de ideas. A veces necesitamos de algo más, algún detalle para que nuestro chip se encienda.

En ésta entrada de blog me dedicaré en exclusiva a conseguir atraer a las musas como la que más (Y a compartirlas con vosotros, claro).

Uno de los primeros recursos que pretendo mostraros (y para mí, el que más me aporta) es el juego de los sujetos y predicados. Nada más fácil que coger un sujeto y unirlo azarosamente a un predicado. Por ejemplo:

  • El oso hambriento / cantaba muy de mañana
  • La luna verde / sobrevolaba el mar azul
  • Pobre niño sordo / sepultar en la arena
  • El león de la metro / comió carne

Y aunque parezcan a veces ridículas éstas frases, el ejercicio de incluirlas o basarlas en nuestro relato puede llegar a ser muy interesante. ¿Cómo conseguimos realizar el juego? Muy fácil, con una pareja (Algún conocido, amigo… ) vais escribiendo sujetos y predicados aleatorios. O individualmente, en un tarro, llenándolo de papelitos con sujetos y predicados aleatorios.

Después nos encontramos con la Técnica del licenciado Vidriera, nombre recibido por la novela El licenciado Vidriera de Miguel de Cervantes. Consiste en atribuir características extrañas a un  personaje. Básicamente es aquella pregunta que de vez en cuando nos hacemos: “¿Qué pasaría si…?”. También incluye el extrañamiento y amplificación de objetos, que no es otra cosa que darles a los objetos una cualidad y utilidad totalmente diferente de la que tiene en un principio. Ésta técnica es la que más confusa me parece, pero que ejemplifica muy bien El Quijote de la Mancha.

El ejercicio del binomio fantástico es otra idea interesante con la que podemos jugar. Os lo planteo de ésta manera: El pensamiento nace por pareja de conceptos lógicos. Bueno existe sólo por su oposición a malo, y su nacimiento como concepto no es anterior ni posterior al de malo, sino simultáneo. Y sabemos que hay cosas blandas porque otras son duras. Por medio de nuestra creatividad, podemos llegar a establecer emparejamientos de conceptos que a priori no comparten ninguna relación. Es lo que se conoce como un binomio fantástico. Por ejemplo: Tenemos dos palabras, Sombrero negro y columpio. A simple vista, la mente no consigue asociar dicho binomio ya que pertenecen a categorías similares. El reto está en romper esa barrera, y crear con tu propia imaginación una clase de parentesco que los una. Y ésto sólo se consigue con dos elementos totalmente diferentes. Si la unión de dos objetos te llama, has dado en el clavo. Has encontrado a tu musa. Un ejemplo de binomio fantástico es pescado y rabia. Aunque no tienen nada que ver el uno con el otro, pero la mente consigue unirlos de manera poética para crear un pescado rabioso.

Y ésto es todo de momento. ¿Qué os ha parecido? ¿Os ha resultado inspirador? 🙂

Anuncios

6 comentarios sobre “Herramientas para escritores: La inspiración (También llamada musa)

  1. ¡Hola, Liz!

    Me ha gustado mucho tu entrada. Es de agradecer ver que compartes con las personas a las que nos gusta escribir estos pequeños consejos. Lo tendré en cuenta cuando mis musas estén de vacaciones y tenga que ir a buscarlas..

    ¡Un abrazo muy grande! ^^

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s