Espiral

Tengo una espiral metida en mi garganta, que de vez en cuando se inicia como si fuese una lavadora y no deja de dar vueltas, centrifuga y centrifuga. Me crea una especie de tapón, me estrangula la garganta, me oprime el pecho. A veces me hace cerrar los ojos con fuerza, a veces me hace caer en picado sin remedio.

Anuncios

7 comentarios sobre “Espiral

  1. Terrible esa espiral, tanto que resulta muy dificil de engañar y que se marche hacia otro lado. Sí acaso nace esa angustia en tu cerebro, es más fácil dejarse ocupar y vencerla por agotamiento, parece muy fuerte, pero sus reservas quimicas son cortas y se agotan en unos pocos minutos.

    Me gusta

  2. Dice el epitafio de Jim Morrison que cada uno es dueño de sus propios demonios, yo sigo aprendiendo a vivir con mi espiral que tan pronto me hace gritar barbaridades como me saca de algún entuerto con un mínimo de arte. Suerte con la tuya (un breve vistazo y me ha hechizado un poco).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s