El aliento.

No sabía que el mundo contenía el aliento y el odio a la par, nunca me lo llegaron a explicar del todo en el colegio. Pulso las teclas de este piano gigantesco y se mueven los hilos de tus pensamientos, como si fueran marionetas, y en ellos sólo encuentro oscuridad. Me hicieron creer en la bondad del mundo, una bondad que no existe. ¿Dónde está esa gracia que todo el mundo proclama? Te cubres con una manta de falsedad. ¿Qué quieres de mí? ¿Qué quieres de mí? Volaré lejos, buscando quizás un sitio mejor, pero es, quizás, un mundo casi inalcanzable.

Anuncios

2 comentarios sobre “El aliento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s