Buen tiempo para un ataque aéreo

El mundo entero se alzaba. Sin embargo, tu acallabas. En el silencio de la noche, ni siquiera el canto de los grillos era capaz de abrir un surco en ese grueso muro. Ni siquiera, las estrellas hacían ruido al titilar en el cielo. Y te das cuenta a partir de ese momento, de que todo lo que habías escuchado anteriormente en tu vida era una mierda. No hay silencio más profundo que el silencio de tu propio silencio, que estalla, que se autoregenera, que vuelve a surgir.

Y bebes tu cerveza con la mirada perdida en el infinito. Ese símbolo que todos los jóvenes de ahora utilizan para mantenerse en quinceañeros infinitos, intentando paralizar su propia madurez inconscientemente. Me dijeron que a partir de los veinte años el tiempo pasa rápido. ¿Pero no es eso, acaso, temor al mismísimo tiempo? No temo al tiempo. Que venga y se me acumule poco a poco cuando quiera y como quiera. Y llegará un momento en que no soportaré mi propio peso, mi propio tiempo, desfalleceré, para volver a empezar, en un infinito renacer.

El infinito renacer, igual que la infinita regeneración del silencio. De tus silencios.

Anuncios

6 comentarios sobre “Buen tiempo para un ataque aéreo

  1. Me ha gustado esa referencia a los infinitos quinceañeros eternos, con su cerveza en la mano, ajenos al paso del tiempo, mientras ignoran las oportunidades que deben aprovechar para crecer y madurar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s