Adagio para cuerdas

Mientras mi mente permanecía como en un bote lleno de líquido viscoso sumergido, no había palabras, no había añoranzas, no había lágrimas de susurros que echaban de menos… Me mantenía como flotando en un mar de besos y abrazos, arropada por ti. No había males, no había preocupaciones, sólo vivir. Hasta que no estás al borde del precipicio, viendo las mariposas volar lejos de ti, no te das cuenta de lo mucho que significa la palabra echar de menos. Ahora, no puedo sino esperar a que llegue un nuevo amanecer…

Anuncios

8 comentarios sobre “Adagio para cuerdas

  1. El vaso de la memoria, que sin darnos cuenta se va llenando de dulces recuerdos que ahora quizás te parezcan amargos, Conservarlos frescos es imposible, maduran y se azucaran como fruto recogido en verde. Besosos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s