Guitar

Mientras la lluvia repiqueteaba en la ventana y las nubes se iban oscureciendo cada vez más, ella tocaba tristes melodías con su guitarra acústica. Lo hacía de manera pausada, pulsaba con tranquilidad cada una de las cuerdas y les arrancaba un sonido lastimero de despedida… Cuando ya no pudo seguir tocando más, apoyó su mano sobre la cabeza y comenzó instantáneamente a llorar. ¿Cómo podía olvidarla? ¿Cómo podía olvidar sus labios, las curvas de su cuerpo, su forma de sonreír? ¿Cómo podía olvidar su dulce voz pidiéndome que le tocara más canciones todas ellas dedicadas a sus sonrisas, al brillo de sus ojos?

Ahora que se había ido, ahora que ya no volvería nunca en ese autobús que se la llevó… Alice se apoyó en la guitarra con los dos brazos y escondió su cabeza. Trató de quitarse la imagen de la cabeza a base de gritos y lágrimas, pero por mucho que lo intentaba, aún menos lo conseguía. Así que abrió su pitillera, cogió papel de liar, el tabaco, la maría y el filtro. Una calada bastaba para comenzar a olvidar…

Anuncios

5 comentarios sobre “Guitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s