Ramita de encina

Acaricias las hojas de encina, a mil kilómetros de mi y me haces estremecer. Y cuando te adentras en el fondo del río de agua helada y tu desnudo, poseo tu cuerpo. Cuando te tumbas en la blanda hierba y miras las nubes sé que me estás contemplando. Cuando pides deseos a las estrellas sé que lo haces para verme sólo un día más…

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s