Contemplación de la realidad desde un mundo subyacente

Permancezco sentada y espero a que el tiempo pase a su ritmo normal. Ni demasiado rápido, ni demasiado despacio. Gente que sube y baja por las escaleras, que comenta y charla con sus amigos. Que vocifera que no hay sillas donde sentarse pero sí mesas. Gente que sube y baja en dirección a sus clases o buscando a alguien. Al fondo, una cristalera que debido a una mala perspectiva, sólo puede contemplarse el muro metálico de enfrente.

Las limpiadoras atareadas con el baño, limpian para que al día siguiente, los retretes vuelvan a estar sucios. A veces, ni limpian. La rutina aburre, la rutina cansa. Los trabajos más duros nunca están remunerados suficientemente, mientras que por sentarte en un cómodo sillón con tu ordenador, pasando los días en redes sociales cibernéticas, cobras el doble y el triple que las limpiadoras de los aeropuertos. Es ley de vida ascender en vertical y no desplazarse horizontalmente. Los cangrejos siempre hemos estado muy mal vistos. 

Atiendo un momento a mis pensamientos pasados, para después disuadirlos y permanecer en un silencio mental implacable. Quejas, gruñidos, malas miradas se diluyen como si fueran acuarelas en agua, dejando sólo un matiz coloreado en el fondo. Mientras el verde pistacho de las paredes me adormece, escucho correr a toda velocidad el carrito de las limpiadoras, dispuestas a irse lo antes posible para llegar a casa, hacer la comida a sus maridos e hijos, y después, si algo de tiempo les queda o si se sienten demasiado cansadas, sentarse a contemplar las mil basuras de la televisión.

Hay días que me pregunto: ¿Cuanta gente que pasa por delante de mi es aficionada a los llamados programas basura? Empiezo a hacer un recuento mental, abstrayéndome de mi realidad, y los cuento por decenas. Hoy en día miles de series nos muestran zombies que comen cerebros. Pero ¿Acaso no es una crítica de nosotros mismos?

Manoletinas y botas. Faldas y mayas. Camisas de flores y colores marrones. Las modas de hoy en día son implacables. Más incluso que las epidemias. Estamos tan aplastados por el marketing, el valor del dinero y los mensajes subliminales que a lo largo del día podríamos incluso vomitar neuronalmente marcas sin siquiera un mínimo de esfuerzo. El materialismo está a la orden del día, y esto no es de ahora. lleva con nosotros más de un milenio. Pierdes el tiempo leyendo. Es mejor que compre una botella de ron Brugal y te vayas de fiesta, que la vida son dos días. O si prefieres una alternativa, vete al cine a ver la película más dominguera del momento después de ir de compras a la tienda y llevarte todo tipo de productos de perfumería y tanta ropa como puedas.

La luz solar entrando por la ventana y las luces de bajo consumo (más de una veintena en la habitación) encendidas. Mientras, otros se matan por ese líquido negro viscoso que se vende como el agua. Tan ¿necesario? para la vida. Si lo miramos bien, la mayor parte de lo que consumimos es petróleo transformado en derivados. En verdad se podría decir que es triste nuestra realidad. Que es triste nuestro siglo. Llegarán sequías de veinte años y no nos habremos preparado para las vacas flacas.

Anuncios

2 comentarios sobre “Contemplación de la realidad desde un mundo subyacente

  1. El problema de la contemplación es que toma demasiada distancia, lo cual la hace susceptible de ser terriblemente despiadada.

    El acto de contemplar no busca nada a cambio.

    Detrás de ese mundo que ves -con envidiable precisión- y que, bajo otro prisma, igualmente me ha parecido constatarlo muchas veces, me gustaría intuir que hay mucho más.

    Cuanto menos, la capacidad innata de aprovechar una oportunidad por revertirlo.

    Eso, y hacer que el siglo XXI valga la pena.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s