Bonanza

Bajaba la rueda del ratón lentamente, como alguien taciturno delante de una pantalla de ordenador. Parecía que leía cada una de esas frases pero en realidad, bajaba sin apenas fijarse en los pequeños detalles. Sólo conseguía ver infinitas formas de fotos e infinitas letras que se arremolinaban a su alrededor. Nada. No había ninguna palabra que de pronto le hiciera pararse de golpe, salir de su ensimismamiento y decir: “Ahí está, es ese tweet”.

Las casualidades no existen, sólo cuando estás ahí para obtenerlas, sólo cuando las buscas. Lo creía así y es por eso que buscaba su casualidad perdida entre un montón de letras, difamaciones, chorradas, comentarios soeces, tweets desesperados… Mas nunca había publicado su primer tweet, a pesar de que la propia plataforma de twitter le proponía una y otra vez hacerlo.

Nunca se había dado cuenta que al otro lado del mundo, alguien que aún no conocía pero sí lo había conocido en sus sueños también buscaba, taciturno, un tweet que le hiciera despertar de su ensimismamiento. El primer tweet que publicara.

Anuncios

3 comentarios sobre “Bonanza

    1. Hola, Esteer! 🙂

      Gracias por comentar mi relato y por haber dejado un comentario. Tu blog tampoco está nada mal. Un saludo y te doy todos mis ánimos para que sigas escribiendo maravillosas historias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s