Esperarespantos

Ella espera sentada frente a un anochecer que nunca anochece, se convierte, sin embargo, en un amanecer. Ella espera, espera la casualidad de su vida, la casualidad en la que no creía.

¡¡Y AQUÍ ESTOY, ESPERANDO POR ESPERAR!! Que tú nunca me llamarás, que tú nunca aparecerás. No, no lo harás si no es por mi, pero juro que lo haré. Porque todo lo que prometo lo cumplo.

Ella apostó al caballo equivocado. Y sólo le queda lamentarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s