Estar estupentástico y fantabuloso.

Y cuando me he querido dar cuenta, el fin de semana se esfumó como una de esas brisas que te acarician la cara. Pero no se puede comparar con una simple brisa primaveral, y es que cada hora, cada minuto,  cada segundo eran demasiado especiales. Tanto lo fueron, que hoy mientras dormía la siesta, el peluche me susurraba que te echaba ya de menos, que aún me queda miel en los labios, que las sábanas huelen a ti.

Y el castillo de Santa Catalina se quedará con nuestra mejor sonrisa, con los besos de película, con los abrazos que me hacían volar.  Y el parque del Boulevar, se quedará con nuestra mirada, con polos que se derraman, con caballitos de madera. Pero en mi cama, ahora solo quedaremos yo y las amantes pelusas mutantes.

Y ojalá que sigamos siendo empachosos hasta decir basta.

-¿Crees que no te quisieron demasiado?

Ella volvió la cabeza y me miró fijamente hizo un gesto afirmativo.
– Yo diría que entre un “no lo suficiente” y un “nada de nada”. Siempre estuve hambrienta. Aunque sólo hubiera sido una vez, hubiera querido recibir amor a raudales. Hasta hartarme. Hasta poder decir “Ya basta, estoy llena, no puedo más”
-¿Y lo has conseguido?

Anuncios

Un comentario sobre “Estar estupentástico y fantabuloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s