La verdadera historia del título de este blog.

No sé si os preguntareis por el título de este blog. No es de extrañar que la gente que me conoció hace más de tres años relaciones este blog con un relato que escribí hace ya bastante tiempo, y que dejé a medias puesto que crecí mentalmente y emocionalmente. No era más que una niña de 14 años en ese entonces, y mis preocupaciones, mis miedos, mi manera de pensar ha cambiado. Y lo cierto es que lo escribí tras terminar una relación a distancia con un chico de Barcelona, supongo que era un desahogo, la historia que yo verdaderamente quería. Porque no era otra cosa que mi propia historia contada de tal manera que yo era la protagonista, que conseguía la felicidad y el amor que anhelaba. Tenía más faltas de ortografía, por supuesto, y más pobreza de lenguaje. Ahora me doy cuenta de lo que he mejorado en cuanto a mis relatos, y supongo que seguirá en aumento. 

No era un relato demasiado interesante, tampoco era un relato con mucho sentido. Demasiado fantástico, demasiado oscuro y demasiado pasivo. Supongo que mi mentalidad se basaba en eso. Y aunque publiqué este relato en varios sitios (incluido este blog, pero borré tales entradas) nunca tuve la suficiente fama de ser leida, nunca tuve más de dos lectores. Claro que ahora lo veo razonable. No hay que comparar Un mundo casi inalcanzable con Imposible, por ejemplo.

El por qué del título era debido a que ese mundo que me había supuesto, ese mundo que yo quería, esa protagonista que era mi alter ego, los consideraba casi inalcanzables, casi imposibles, puesto que mi realidad era mucho más compleja, mucho más desastrosa, mucho más oscura. Mientras en la historia se relataba como mi mejor amiga estaba en mi clase, en la realidad no estaba, sino que estaba en un curso anterior. Mientras se relataba como un chico de intercambio llegaba a mi clase, eso nunca pasó hasta un año después, el año en el que yo no estaba.

Yo, en mi realidad, nunca sería alguien querido por la gente de mi clase, por mucho que venciera al grupo de malvadas. Yo nunca sería alguien que pudiera sonreír allí. Y mi realidad ahora es tan diferente, hasta en cuanto al amor soy diferente. Y es que las circunstancias de la vida cambian y te cambian, todo es cuestión de tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s