Cartas desde la Luna (Parte III)

Capítulo 2

 

No puedo creérmelo… Sinceramente ¿Estoy soñando? ¡Que alguien me pellizque! Hoy, al pasarme por Correos había una carta en mi buzón… Y desde luego, después de una semana y media, ya lo daba todo por perdido, estaba a punto de renunciar a ese mísero apartado de correos. Pero ya veo que no hay que perder nunca la esperanza, ya le ocurrió a Julio Verne con su primera novela, La vuelta al mundo en 80 días. En el último momento, su vida cambió radicalmente.

De camino a mi facultad no pude resistir la tentación de abrir esa carta. La letra estaba muy cuidada y el folio había sido debidamente doblado… Junto con el cántico de los pájaros alegre de la mañana y la brisa otoñal, una inmensa ilusión me llenó todo el cuerpo. Tanto, que hasta mis amigos me notaron extraño.

No pude leer la carta hasta que por fin llegué a clase de Lógica I. Me senté al fondo de la clase para no llamar la atención y una vez allí, volé hacia el mundo de aquellas letras:

 

Las estrellas, a 21 de Octubre de 2012

 

¡Hola, Anónimo!

¿Qué tal todo? Lo cierto es que me sorprendió mucho tu carta… Nunca había imaginado que me llegaría una carta de un astronauta… (Risa). Tampoco sé cómo has podido llegar hasta mí, ni cómo me has conocido. ¡Parece que eres un gran detective! Quizás te deban contratar los del FBI para casos ultra secretos… (Risa).

¿En qué facultad estás? ¡No oses dejarme con la intriga! Porque si no… una gran venganza caerá sobre ti… (Risa). Yo estudio en la facultad de bellas artes… Dicen que soy una chica alegre, optimista y a veces un poco hiperactiva… Aunque yo me veo todo lo contrario. Siempre digo que las cosas buenas siempre te las sacan los demás, y que para cosas malas ya nos tenemos a nosotros mismos…

Dime, ¿Es muy caro el apartado de correos? Estoy pensando yo también en hacerme uno para mostrarme ante ti como una anónima… (Risa), pero supongo que mi letra, mi sintaxis y mi vocabulario ya me delatarían ¿No?

¿Sabías que el Anónimo es invencible? Eres una especie de superhéroe… (Risa). El anónimo no conoce ni el miedo ni el pudor…

Creo que es mejor que me vaya despidiendo… Aún tengo muchos trabajos que hacer y hace nada que hemos empezado el curso… ¡¡Cuídate!!

 

Paula

 

Creí en ese mismo instante que me iba a subir por las paredes a lo Spiderman, a pesar de que el profesor y toda la clase me viera, no me importaría. ¿De verdad la había encontrado? ¿Había encontrado mi escapatoria después de todo este tiempo?

No sé como esta vez me había sonreído la suerte. Había merecido la pena después de todo escribir aquella carta para una chica que conocí una vez sentada en unas escaleras de un edificio…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s